fbpx

En el caso de las personas, a diferencia de las empresas, existen dos formas comunes de quiebra o bancarrota: el Capítulo 7 y el Capítulo 13.

 

Aquí hay una breve descripción de cómo funciona cada tipo:

 

Capítulo 7

 

Este tipo de quiebra esencialmente liquida tus activos para pagar a tus acreedores. Algunos activos, que generalmente incluyen parte del valor de su casa y automóvil, artículos personales, ropa, herramientas necesarias para su empleo, pensiones, Seguro Social y cualquier otro beneficio público, están exentos, lo que significa que puedes conservarlos.

 

Pero tus activos restantes no exentos serán vendidos por un fideicomisario designado por el tribunal de quiebras y el producto se distribuirá a tus acreedores. Los activos no exentos pueden incluir propiedades (aparte de su residencia principal), vehículos recreativos, botes, un segundo automóvil o camión, artículos de colección u otros artículos valiosos, cuentas bancarias y cuentas de inversión.

 

Al final del proceso, la mayoría de tus deudas se cancelarán y ya no tendrás ninguna obligación de pagarlas. Sin embargo, ciertas deudas, como los préstamos estudiantiles, la manutención de los hijos y los impuestos, no se pueden cancelar.

 

El Capítulo 7 generalmente es elegido por personas con ingresos más bajos y pocos activos. La elegibilidad para ello también está sujeta a una prueba de medios.

 

Capítulo 13

 

En este tipo de bancarrota, se te permite retener tus activos, pero debes aceptar pagar tus deudas durante un período específico de tres a cinco años. El síndico cobra tus pagos y los distribuye a los acreedores.

 

La bancarrota del Capítulo 13 normalmente es elegida por personas que desean mantener intacta su propiedad no exenta o ganar tiempo contra ejecuciones hipotecarias o incautaciones de propiedad.

 

En cualquiera de estos casos, en Gomez Law, podemos orientarte para abordar de manera efectiva su situación financiera.

 

¡Haz cita, estamos para asesorarte!

en_USEN